Vacaciones 2020. Un verano diferente condicionado por la pandemia del coronavirus.


Durante el mes de agosto el equipo de “Nefrocruces” estaremos ausentes. Nos vamos de vacaciones para poder descansar y recuperar las fuerzas tras un año complicado y condicionado por la pandemia del Covid -19.

No haremos publicaciones ni responderemos a los comentarios, pero antes de irnos, queremos ofrecerles una serie de recomendaciones puesto que este año tenemos una visita inesperada: El Coronavirus, que ha modificado los planes estivales de la gran mayoría de personas.

Recomendaciones específicas para evitar riesgos este verano.

 

  • Siga en todo momento los consejos de sus referentes sanitarios, médico de familia, especialistas, personal de enfermería,… son los que mejor conocen su condición de salud, su enfermedad y sus necesidades.
  • Utilice la mascarilla según las recomendaciones de las autoridades competentes de su entorno.Resultado de imagen de mascarilla
  • Lave las manos con agua y jabón frecuentemente. Cuando no sea posible, utilice un desinfectante alcohólico.Resultado de imagen de lavar manos
  • Evite frecuentar sitios con gran afluencia de personas, respete los aforos y mantenga la distancia de seguridad recomendada.
  • Como en veranos anteriores, recomendamos unos hábitos de vida saludables y el autocuidado, fomentando las precauciones tanto para la población en general como las específicas de la enfermedad renal crónica. Puede consultarlos en el enlace: Yo también me cuido en vacaciones

 

Haz clic para acceder a FOLLETO_RECOMENDACIONES-castellano.pdf

Otras fuentes:

GUIA DE ACTUACIÓN PARA PERSONAS CON CONDICIONES DE SALUD CRÓNICAS
Y PERSONAS MAYORES EN SITUACIÓN DE CONFINAMIENTO. Estado de alarma por COVID-19.
 Puede consultar el ANEXO VI. Pacientes con enfermedad renal crónica en tratamiento de diálisis.

Enfermedad Renal Crónica


Cuando nos hablan de Enfermedad Renal, lo habitual es que sólo entendamos que a nuestros riñones les pasa algo, y si el diagnostico lleva el apunte de crónica: Enfermedad Renal Crónica (ERC) , nos haremos múltiples preguntas sin saber lo que nos sucede exactamente, y más aún si el hallazgo ha sido casual y con síntomas leves o poco definidos.

La Nefrología es la especialidad médica que se ocupa del estudio de los riñones, desde su fisiología y normal funcionamiento al deterioro, ya sea brusco o progresivo, de la función renal,  incluyendo la prevención y tratamiento de las enfermedades renales.

La enfermedad renal crónica nos indica que nuestros riñones no tienen una función normal, es decir , que no pueden limpiar, ni eliminar los desechos tóxicos  de nuestra sangre de forma adecuada. No se produce de repente, es progresiva y suele pasar por una serie de etapas, con diferentes signos y síntomas.

La enfermedad renal crónica se clasifica en 5 etapas, estas se miden con una serie de pruebas, entre ellas está la tasa de filtración glomerular. Esta se realiza en una analítica sanguínea y nos dice la cantidad de sangre que pasa a través de los glomérulos (diminutos filtros que hay en los riñones) que filtran los desechos o residuos de la sangre. A la hora de realizar esta prueba se tendrán en cuenta diferentes factores como la edad, sexo, peso, altura.
El médico determina en que etapa estamos en función del daño renal y de la tasa de filtración glomerular;  el tratamiento dependerá de la etapa en la que se encuentre la enfermedad renal.

Los resultados normales van de 90 a 120 ml/min . Las personas mayores tendrán niveles por debajo de lo normal ya que la tasa de filtración disminuye con la edad.

Etapas de la enfermedad renal crónica

Etapa 1:

Hay daño renal con función renal normal. La Tasa de Filtración Glomerular (TFG) es 90 o mayor , por lo que aún se consideran valores dentro de la normalidad.

Etapa 2:

Pérdida leve de la función renal. La TFG es de 60 a 89.

Etapa 3:

Pérdida moderada de la función renal.  La TFG es de 30 a 59.

Etapa 4:

Pérdida de la función renal que ya se considera grave. La TFG es de 15 a 29.

Etapa 5:

Cuando el médico  considera que   llega a esta fase , hablará de insuficiencia renal avanzada o terminal. Los riñones ya no tienen la  capacidad de eliminar los desechos y el exceso de líquido  del cuerpo, siendo necesario un tratamiento renal sustitutivo: diálisis, (bien sea hemodiálisis, o diálisis peritoneal),  o trasplante renal (de donante vivo o cadáver).

Resultado de imagen de imagenes de las etapas de la insuficiencia renal"

Entre otras enfermedades que en la mayoría de los casos pueden dañar los riñones, destacan la diabetes y la hipertensión arterial, así mismo, los trastornos autoinmunes (lupus), reflujo,  infecciones, cálculos renales, nefrotoxicidad por analgésicos antiinflamatorios, tratamientos de quimioterapia…

Puedes ampliar la información en nuestra página sobre Enfermedad Renal.

 

Día Nacional del Donante de Órganos 3 de Junio de 2020

 

La donación es un gesto altruista ,esta considerado como el mayor acto de bondad entre los seres humanos. Muchas personas para seguir viviendo o mejorar su calidad de vida necesitaran de un trasplante. Cuanto mayor sea el numero de donaciones que se produzcan mayor será el numero de vidas que se salven.

En España la donación y el trasplante se encuentran regulados por la Ley de Trasplantes que garantiza entre otros, dos cosas fundamentales:

-El altruismo en la donación, nadie puede d

-Equidad en el acceso al trasplante, todos tenemos el mismo derecho y las mismas posibilidades de recibir un trasplante .

Esto es posible porque existe una red nacional de coordinación y trasplantes sometida a rigurosos controles para verificar la igualdad de todos los ciudadanos.

Ahora que las UCI están menos saturadas y los casos de COVID-19 se están reduciendo, se ha reanudado la actividad de donación y trasplante con la misma energía que ha habido siempre.

La misión fundamental de la ONT es facilitar que se produzca la donación y el trasplante de órganos, tejidos y células. Para ello es necesario llegar a todo el mundo desarrollando una actividad multidisciplinar en la que las nuevas tecnologías juegan un papel cada día mas importante como lo acabamos de comprobar durante esta pandemia.

En España la donación y el trasplante se encuentran regulados por la Ley de Trasplantes que garantiza entre ,dos aspectos fundamentales:

-Altruismo de la donación : nadie puede donar ni recibir un trasplante con otras intenciones o medios que no sea la solidaridad altruista.

-Equidad en el acceso al trasplante: todos tenemos el mismo derecho y las mismas posibilidades de recibir un trasplante. Esto es así, porque existe una red nacional de coordinación y trasplantes , sometida a rigurosos controles para verificar la igualdad de todos los ciudadanos.

HAZTE DONANTE DE ÓRGANOS

¿Quién puede ser donante?

Puede ser donante de órganos toda persona mayor de edad que libre y voluntariamente decida que, tras su fallecimiento, sus órganos sirvan para salvar o mejorar la vida de otros.

• ¿Se puede donar un órgano en vida? En determinados órganos y previa realización de pruebas de compatibilidad e idoneidad se puede realizar esta opción terapéutica.

• ¿Dónde se realiza una donación de órganos? La donación solo puede realizarse en un hospital autorizado, bajo supervisión de un coordinador de trasplantes.

• Si el donante ha fallecido, ¿Quién autoriza la donación? Siempre se consulta a los familiares sobre la voluntad de donar los órganos del fallecido.

• ¿Qué es un trasplante? Es la sustitución de un órgano o tejido enfermo por otro que funciona adecuadamente.

• ¿Quién necesita un trasplante? Personas enfermas que sufren un daño irreversible en uno de sus órganos y no tienen otra opción de tratamiento. El trasplante es la única solución para evitar su muerte o para llevar una mejor calidad de vida.

Quiero ser donante

 

ACTIVIDAD FÍSICA EN LA ENFERMEDAD RENAL

Después de dos meses de confinamiento por la actual pandemia desde nefro cruces valoramos la importancia de realizar ejercicio diario.

El ejercicio fisico tiene un impacto positivo en la calidad de vida y bienestar de los pacientes en hemodialisis.

Por lo tanto animamos a todas las personas con una enfermedad renal a mantenerse activas practicando aquello que su estado físico se lo permita.

How Much Physical Activity Is Necessary for Older Adults?

Lo ideal es, que el comienzo de la practica de ejercicio en la enfermedad renal crónica se afronte desde un punto de vista multidisciplinar, con la intervención de varios profesionales. Por ejemplo, el nefrólogo tiene que realizar el seguimiento del paciente para intentar enlentecer la progresión de la enfermedad renal adaptando la prescripción de fármacos, controlando la anemia y haciendo un seguimiento de la función renal para que, en caso necesario, se inicie el tratamiento renal sustitutivo de forma programada (hemodiálisis o diálisis peritoneal). Junto con enfermería y el especialista en nutrición, se deben elaborar planes de alimentación para evitar el exceso de sustancias que el riñón no es capaz de eliminar en su totalidad y cuya acumulación puede resultar perjudicial, como puede ser la urea (fruto de la ingesta proteica), el fósforo o el potasio. Además, hay que evitar la desnutrición que puede producirse por este tipo de alimentación restrictiva.

La enfermedad renal puede tener distintas causas, pudiendo tener su origen en enfermedades sistémicas como la diabetes y viene, frecuentemente, asociada a la hipertensión arterial.El ejercicio va a jugar un papel importante en el control de dichas enfermedades, tanto de forma directa como indirecta. Además, los malos hábitos alimentarios, el sedentarismo o la edad van a favorecer la disminución de la masa muscular y el aumento de la masa grasa, dando lugar a la aparición del sobrepeso y de la obesidad, que influyen en la progresión de la enfermedad.

Entre los muchos efectos de la enfermedad renal crónica, está la disminución de la capacidad funcional del paciente, lo que supone una disminución de la calidad de vida, ya que el paciente será más dependiente. Esto requiere que necesitará ayuda para realizar muchas de las acciones de la vida diaria como, por ejemplo: vestirse o ducharse, para salir a la calle, etc. Esta dependencia puede suponer una disminución de la autoestima y un aumento del sentimiento de inseguridad. Por todo esto, los profesionales recomendamos incluir la actividad física dentro del cuidado integral, ya que va a tener un efecto beneficioso sobre la progresión de la enfermedad.

La actividad física es buena para el paciente renal, pero debe acomodarse a la edad, condición física y cualquier otra alteración que pueda presentar el paciente.

Lo ideal es que el ejercicio esté prescrito y supervisado por personal formado y capacitado, pero esto no siempre es posible, ya que hay pacientes que no cuentan con medios suficientes o para los que acudir a un centro deportivo puede no resultar una actividad atractiva.Por ello se debe incrementar la actividad con acciones en la vida diaria

  1. En primer lugar, hay que buscar actividades que resulten atractivas. Por ejemplo, bailar, pasear, nadar, yoga, taichí o practicar algún deporte, como pádel, tenis, golf, etc. 

    Por ello se debe incrementar la actividad con acciones en la vida diariaPor ello se debe incrementar la actividad con acciones en la vida diariaPor ello se debe incrementar la actividad con acciones en la vida diaria
     
  2. Subir y bajar escaleras es un ejercicio que está al alcance de todos, aunque muchas veces esto puede suponer un reto; hay que empezar poco a poco, subiendo primero un piso e ir incrementando con el tiempo el número de pisos a subir.

    Por ello se debe incrementar la actividad con acciones en la vida diaria
     
  3. Otra forma de fortalecer la musculatura de las piernas es levantarse y sentarse un número de veces, determinando el primer día cuál es la meta que hay que superar.

    Por ello se debe incrementar la actividad con acciones en la vida diaria
     
  4. Algo tan sencillo como ir a la compra caminando y cargando con las bolsas (evidentemente, si no es una compra grande).

    Por ello se debe incrementar la actividad con acciones en la vida diaria
     
  5. Intentar caminar un mínimo de 30 minutos o más al día, o 30 min. por la mañana y 30 por la tarde. Si se disponen de cuentapasos o podómetros, caminar un mínimo de 8.000 pasos al día.

    Por ello se debe incrementar la actividad con acciones en la vida diaria
     
  6. Para las personas con vida laboral activa, ir al trabajo caminando o en trasporte público, bajándose una parada antes, etc.
    Por ello se debe incrementar la actividad con acciones en la vida diaria
     
Ejercicio físico entrenamiento con pesas, ejercicio de dibujos ...

Si es posible, se puede acudir a un centro deportivo, donde hay que alternar ejercicio aeróbico (como bicicleta, cinta, elíptica, etc.) con ejercicios de musculación y tonificación, trabajando masas musculares grandes (ejercicios de pierna, espalada y pecho), evitando trabajar masas musculares pequeñas (brazos), sobre todo si hay hipertensión (ya que aumentan la tensión arterial). Otra opción igualmente válida es asistir a clases colectivas, evitando aquellas que sean más intensas, y es necesario informar al monitor para que indique qué ejercicios alternativos se pueden realizar en caso de que la clase incluya movimientos poco recomendados.

 

Actividad física salud física educación física ejercicio ...

No todas las personas con enfermedad renal crónica están en la misma situación. Por ello, no se puede generalizar cuál es el momento oportuno para realizar el ejercicio. Hay que buscar el mejor momento dependiendo de las características personales.

Los pacientes en hemodiálisis pueden terminar tarde la sesión de diálisis o manifestar problemas como mareos o cansancio. Por ello, al terminar la sesión no suele ser un buen momento para hacer ejercicio y quizá sea mejor realizar actividad física antes de la sesión, intradiálisis a primera hora (siempre supervisadas) o el día que no se dializa.

Los pacientes en diálisis peritoneal deben realizar la actividad física sin líquido en el abdomen para evitar el riesgo de hernias abdominales o un aumento de presión del catéter. Además hay que tener en cuenta que se debe evitar hacer ejercicio intenso en los abdominales.

Vector activo, feliz y saludable pareja afroamericana: dibujos ...

Antes de terminar hay que señalar que el ejercicio debe ser seguro y controlado. Por ello, hay que evitar el ejercicio de alta intensidad y, en caso de aparecer alguna molestia, interrumpirlo, y consultad lo antes posible con el nefrólogo. La práctica de ejercicio sin control puede acarrear lesiones musculares, o efectos cardiovasculares indeseables.

https://www.nefralia.es/conviviendo-con-erc/canal-renal/actividad-fisica-en-la-enfermedad-renal-cronica

A %d blogueros les gusta esto: