V SUKALDE SESSION “MASTER CHEF RENAL FOOD”

El pasado 8 de noviembre se realizó en el Hospital Universitario Cruces la V sesión de cocina para pacientes con enfermedad renal crónica con la colaboración del personal del Servicio de Cocina.

Tras ediciones anteriores en las que elaboramos varios menús, y la del año pasado que se realizó un “pintxo-pote”, esta ocasión  tuvo como novedad la realización de un concurso “Master Chef” entre los participantes.

Previamente, el miércoles 31 de octubre, se impartió una “Master Class” en la que se explicaron los platos a elaborar, las técnicas que se iban a utilizar y la organización de los grupos.

Se dividieron a los participantes en tres grupos, cada uno de ellos debía elaborar una receta diferente. En este caso el menú que se propuso constaba de un primero, Risotto de pavo, un segundo Pescado en hojaldre y el postre, Pudin con frutas.

Tras la acogida de Juan Antonio (Jefe del Servicio de Cocina), Manolo y Adolfo, los participantes se dispusieron manos a la obra cada uno en su respectivo grupo.

Poco a poco, con la ayuda de ellos, fueron realizando las elaboraciones y cada participante adoptando un rol en su grupo.

Fue una experiencia grata y divertida para todos los participantes en la que además reforzaron sus conocimientos sobre la nutrición en la enfermedad renal.

Próximamente haremos otra entrada en el Blog con la recetas de los tres platos para que las podáis elaborar en vuestras casas.


 Participantes de la “Master Chef Renal Food” elaborando sus platos.

 

BENEFICIOS DEL EJERCICIO EN HEMODIALISIS



Es indudable que realizar ejercicio de forma regular ayuda tanto a prevenir enfermedades como a  potenciar la salud y la sensación de bienestar de las personas.
La actividad física mejora la flexibilidad y movilidad de las articulaciones, aumentando la fuerza muscular y la densidad ósea.  Además disminuye el riesgo de ser hipertenso y en pacientes que lo son, reduce los valores de la presión arterial. También produce efectos favorables sobre el colesterol, ya que disminuye los niveles en sangre y previene la aparición de diabetes, sobre todo en personas obesas o con antecedentes familiares, ayudando a mantener el peso corporal. Todo ello se traduce en una mayor sensación de bienestar, reduciéndose el nivel de estrés y depresión y aumentando la autoestima.




Realizar ejercicio, es por tanto un hábito de vida saludable no sólo para la población en general, sino también para quienes tienen una enfermedad renal.

Un reciente estudio del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, ha concluido que: “La realización de ejercicio físico en la primera hora de hemodiálisis tiene beneficios fisiológicos y funcionales para los pacientes”.
Dicho estudio, que se ha realizado con 51 pacientes en hemodiálisis, se ha presentado en el XLVIII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Nefrología (S.E.N.) y el IX Congreso Iberoamericano de Nefrología.
Un equipo de nueve especialistas, ha estudiado los resultados de un programa de ejercicio físico durante las sesiones de hemodiálisis, durante un periodo de seguimiento de tres meses.
La investigación evidencia una mejora significativa en la capacidad funcional mediante el test de la marcha, un aumento del índice de masa corporal, así como un descenso del colesterol total en sangre. Es por tanto una realidad que “el ejercicio físico tiene un impacto positivo en la calidad de vida y bienestar de los pacientes en hemodiálisis”.

 

Desde nefrocruces valoramos la importancia de realizar ejercicio a diario, por lo tanto animamos a todas las personas con una enfermedad renal a mantenerse activas haciendo aquello que más se ajuste a su capacidad y sus gustos, ya sea caminar, bailar, montar en bicicleta,… deportes en equipo o individuales, ejercicios como el Tai Chi, yoga, pilates, aerobic…

Mantenerse activo le ayudará a sentirse mejor tanto física como emocionalmente.

Incorpore a su tratamiento una o dos dosis de ejercicio al día.

 

FUENTES:

Impacto positivo del ejercicio en la calidad de vida y bienestar de los pacientes en hemodiálisis

Ejercicio físico, hasta en diálisis

 

 

VACUNACIÓN ANTIGRIPAL

 


Un año más en el sistema de salud al que pertenecemos , Osakidetza (Servicio Vasco de Salud), ha comenzado la nueva campaña de   ” VACUNACION ANTIGRIPAL”.


Esta campaña va dirigida a grupos de riesgo como :

  • personas mayores de 65 años
  • enfermos crónicos (diabetes, EPOC, insuficiencia renal y trasplantes,..)
  • mujeres embarazadas
  • profesionales sanitarios

En el caso de los enfermos trasplantados, según un estudio nacional multicéntrico y multidisciplinar coordinado por un equipo de profesionales del Hospital Universitario Virgen del Rocío, la inmunización de estos pacientes se puede iniciar al mes de ser trasplantados, y se pondrán 2 dosis separadas de un periodo de 5 semanas. Describen que la respuesta es satisfactoria, independientemente del tiempo post trasplante y la inmunosupresión basal pautada.

Al igual que toda la población de riesgo descrita arriba , se deben de vacunar todos los años.

Puede ampliar esta información aquí.


Por otra parte, en un estudio publicado en el  “Clinical Journal of the American Society of Nephrology” (CJASN), describen que la vacuna antigripal en dosis altas se asocia con un menor riesgo de hospitalizaciones en pacientes con insuficiencia renal en diálisis.

Puede ampliar la información de este estudio aquí.

Fuentes: Infosalus y Osakidetza.

 

 

EL FOSFORO

Controlar el fósforo mejora la calidad de vida de las personas que sufren insuficiencia renal

 

Ver las imágenes de origen

 

Un grupo de investigación de la Universidad de Córdoba, el IMIBIC y el Hospital Universitario Reina Sofía relaciona la normalización del fósforo en sangre con el descenso de una hormona dañina para el corazón.

La hormona FGF23 (Factor de crecimiento fibroblástico 23) se origina en el hueso y es la encargada de comunicar al riñón que debe eliminar el exceso de fósforo que dicho hueso está detectando. Sin embargo, en las personas con insuficiencia renal, el riñón deja de funcionar y no obedece a la FGF23, produciéndose un exceso de la hormona (FGF23) en sangre. Esto se debe a que el hueso no detecta el no funcionamiento del riñón y sigue produciendo FGF23.

El aumento de FGF23 en sangre puede aumentar el riesgo de mortalidad en personas con insuficiencia renal.

La acumulación de FGF23 en sangre provoca efectos indeseables en otros órganos, por ejemplo, la hipertrofia. Esto se debe a un agrandamiento del corazón debido a que la alta cantidad de esta hormona afecta al sistema cardiovascular, pudiendo, incluso, aumentar el riesgo de mortalidad.

Por todo ello, un grupo de investigación integrado por personal del Departamento de Medicina de la Universidad de Córdoba, los grupos GC13 y GC07 de Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (IMIBIC) y la Unidad de Nefrología del Hospital Universitario Reina Sofía, se centra en cómo conseguir que los niveles de FGF23 desciendan.

En este sentido, se ha llevado a cabo un estudio clínico en el que 21 pacientes en tratamiento de diálisis redujeron los altos niveles de la hormona FGF23, al introducir en su día a día una dieta reducida en fósforo y una medicación basada en captadores de fósforo, que evitan que este sea absorbido en el cuerpo.

iFGF23 Y c-FGF223

Además de los avances anteriormente expuestos, tras la investigación, dirigida por el investigador Cristian Rodelo Haad  y en la que participan los catedráticos de Medicina de la UCo Mariano Rodríguez y Alejandro Martín-Malo, se diferenció la hormona FGF23 en dos partes: FGF23 intacta (iFGF23) y FGF23 c terminal (c-FGF23).

En esta investigación, que incluye a 150 enfermos, se considera por un lado a la hormona completa (intacta) y por otro a las partes resultantes de una fragmentación (c-terminal), ya que la cantidad final de estas dependerá de factores específicos.

Si bien el fósforo es el responsable de más del 60% de los valores de la molécula en ambos casos, para la hormona intacta sus determinantes son el fósforo y el calcio en sangre, mientras que para la c-terminal el tiempo que el paciente ha permanecido en diálisis y la inflamación, son factores que aumentan su concentración.

Ahora solo queda estudiar cómo a largo plazo, esta reducción de fósforo aumenta la esperanza de vida en pacientes con insuficiencia renal.

http://alcer.org/federacionalcer/