TRASPLANTES Y ZIKA

 

La Organización Nacional de Trasplantes (ONT) vigilará si los donantes de órganos, tejidos o células han estado en zonas de riesgo de Zika o han presentado síntomas asociados al virus antes de proceder al trasplante a fin de evitar un posible contagio, según las recomendaciones aprobadas en la última Reunión de la Comisión de Trasplantes del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (SNS).

 

160127110301_zikagrafico3

 

Pese a que no se ha descrito ningún caso de transmisión a través de implante de tejidos o el trasplante de órganos, la ONT reconoce que “la posibilidad teórica de transmisión a partir de sustancias de origen humano existe aunque los estudios de riesgo muestran que esta posibilidad es extremadamente baja”.

Ante esta situación, las recomendaciones aprobadas el pasado 16 de marzo establecen que en aquellos donantes fallecidos que hayan estado en los últimos 28 días en algún país afectado por la epidemia de Zika y que presenten sintomatología de infección se debe realizar una “valoración individualizada del riesgo potencial de transmisión de la infección frente al beneficio del trasplante” de los órganos donados.

No obstante, en el caso de la donación de vivo se aconseja retrasar la donación al menos 28 días tras el retorno del área epidémica.

Del mismo modo, ante cualquier persona que pueda ser donante fallecido de tejidos, que haya estado en los últimos 28 días en algún país afectado por la epidemia de Zika, se deberá realizar un test de RT-PCR en sangre del virus Zika.

Este test se podrá realizar tras la extracción de los tejidos o durante la cuarentena y en el caso de que el resultado sea negativo se podrán procesar y liberar los tejidos. En cambio, si no se puede realizar este test o el resultado es positivo se deberán descartar los tejidos.

En el caso de la donación de placenta, membrana amniótica o sangre del cordón umbilical, si la donante ha sido diagnosticada de infección por Zika o ha residido o viajado en cualquier momento a alguno de los países considerados epidémicos durante la gestación, se descartaran estos tejidos a no ser que se pueda demostrarse la ausencia del virus en estos tejidos.

Donaciones de médula

En el resto de donaciones de vivo, y especialmente en el caso de la medula ósea y las células madre de la sangre periférica) se intentará retrasar la donación al menos 28 días tras el retorno del área epidémica.

Si esto no es posible, insiste el documento de recomendaciones, se deberá realizar un test de RT-PCR en sangre del virus Zika. En el caso de que el resultado sea negativo se podrá proceder a la obtención y, si no se puede realizar el test o el resultado es positivo, se deberá descartar el donante excepto en el caso de que la donación sea de progenitores hematopoyéticos para trasplante, en cuyo caso se deberá realizar una valoración individualizada riesgo-beneficio.

Por el momento el virus ha sido detectado en sangre, orina y saliva durante la fase aguda de la enfermedad, así como en el semen y en la leche materna. Asimismo, existen dos casos de posible transmisión a través de la sangre, si bien estos no han sido confirmados aún de forma oficial, reconoce la ONT.

Deja aquí tu comentario. En el apartado "¿Quiénes somos?" encontrarás las normas de etiqueta que te pedimos seguir:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s