Para dormir bien….

dormir bien

Recomendaciones generales para unos buenos hábitos de sueño

No es raro que, después de las vacaciones o alteraciones de nuestra rutina habitual, nos cueste reprogramar nuestras rutinas de sueño. Las alteraciones en esos ritmos dificultan el conciliar un sueño reparador ¡Que se lo pregunten a la gente que trabaja a turnos! Dormir bien es uno de los elementos clave para tener una buena calidad de vida, estés enfermo o no.

Quiero sugerirte una serie de recomendaciones para ayudarte a reprogramar tus ritmos de sueño que he encontrado en una Guia Clínica.  Es importante conocer que no todos necesitamos las mismas horas de sueño. Los lactantes necesitan unas 16 horas de sueño diarias mientras que los ancianos necesitan menos tiempo ( de 4 a 5 horas). Las horas que necesitamos son las que nos permiten estar activos por el día.

  • Mantenga un horario fijo para acostarse y levantarse, incluidos fines de semana y vacaciones. Los cambios constantes en los horarios de sueño aumentan la probabilidad de que se generen dificultades graves y crónicas para dormir.
  • Permanezca en la cama el tiempo suficiente, pero no más, adaptándolo a sus necesidades reales de sueño. Reducir el tiempo de permanencia en la cama mejora el sueño y, al contrario, permanecer durante mucho tiempo en la cama puede producir un sueño fragmentado y ligero.
  • Si han pasado 30 minutos desde que se acostó y sigue aún sin dormir, levántese de la cama, vaya a otra habitación y haga algo que no lo active demasiado, como leer una revista o ver la televisión, por ejemplo. Cuando vuelva a tener sueño regrese a su dormitorio. El objetivo es que usted asocie su cama con quedarse dormido lo antes posible.
  • Evite la siesta y las situaciones que la propicien. En casos concretos,se puede permitir una siesta después de comer, de duración no superior a 30 minutos.
  • Evite realizar en la cama actividades tales como: ver la televisión,leer,escuchar la radio,comer,hablar por teléfono, discutir…Nuestro cerebro necesita asociar el dormitorio y la cama a la actividad de dormir. Cuando en ese lugar se realizan otro tipo de actividades el cerebro recibe un doble mensaje y se confunde.
  • Realice ejercicio suave (por ej. pasear) durante al menos una hora al día, con luz solar, preferentemente por la tarde y siempre al menos tres horas antes de ir a dormir. Si se realiza ejercicio vigoroso en las 3 ó 4 horas previas a la hora de acostarse el sistema nervioso puede activarse y la sensación de somnolencia perderse.
  • Repetir cada noche una rutina de acciones que ayuden a prepararse mental y físicamente para irse a la cama. Lavarse los dientes, ponerse el pijama, preparar la ropa del día siguiente….
  • Practicar ejercicios de relajación antes de acostarse puede contribuir a que duerma mejor. Practique una respiración lenta y relajada. Piense que es un globo que se hincha lentamente y luego se deshincha. Imagine que pasan las nubes y en cada una de ellas escribe mentalmente una de sus preocupaciones para que se las lleve el viento. Puede practicar, por ejemplo, con el ejercicio disponible en la Web de Guía Salud (http://www.guiasalud.es/egpc/insomnio/pacientes11_ejercicio_relajacion.html).
  • Tomar un baño de agua a temperatura corporal tiene un efecto relajante, por lo que es una actividad que favorece el sueño.
  • Las bebidas que contienen cafeína, como las colas y el café, tomadas por la tarde, alteran el sueño incluso en personas que no lo perciben. La cafeína es un estimulante del sistema nervioso. Además, aunque no provoca adicción (dependencia física en el organismo), si puede provocar una dependencia psicológica.
  • El alcohol y el tabaco, además de perjudicar la salud, perjudican el sueño y, en este sentido, se debe evitar su consumo varias horas antes de dormir. El alcohol es un depresor del sistema nervioso; si bien puede facilitar el inicio del sueño, provoca despertares a lo largo de la noche y además provoca adicción (dependencia física). La nicotina es un estimulante del sistema nervioso (y no un tranquilizante, como suele creer quien fuma) y también provoca adicción.
  • El dormitorio debe tener una temperatura agradable y unos niveles mínimos de luz y ruido. El dormitorio debe ser un lugar confortable, seguro y tranquilo, que incite al sueño.
  • Procure no acostarse hasta que hayan pasado dos horas desde la cena. El hambre y las comidas copiosas pueden alterar el sueño. Si se despierta a mitad de la noche, es preferible no comer nada o se puede comenzar a despertar habitualmente a la misma hora sintiendo hambre.
  • Procure no tomar líquidos en exceso al finalde la tarde y por la noche. Con esto puede evitar tener que levantarse de la cama para ir al baño.
  • Evite utilizar el ordenador en las dos horas previas al sueño nocturno. El efecto luminoso de la pantalla del ordenador puede aumentar su estado de activación.
  • Evite utilizar la cama para “dar vueltas” a sus preocupaciones. Puede reservar, en otro momento del día, 30 minutos para reflexionar sobre aquello que le preocupa, intentando encontrar las soluciones, (le podría ayudar escribirlo en una hoja de papel). Cuando esté en la cama, si vuelven las preocupaciones, dígase a sí mismo: “basta, ya pensaré en ello mañana, ahora es hora de dormir”.
  • No recurra a la automedicación. El tomar medicamentos por su cuenta puede agravar el problema. Lo que puede ir bien a un insomne puede no ser adecuado para otro.
  • Por último, recuerde que se puede aprender a manejar el insomnio y a disminuirlo progresivamente.

 

Fuente: Guías de Práctica Clínica para el manejo de pacientes con insomnio en Atención Primaria. 2009. Ministerio de Ciencia e Innovación.

Nutrición y enfermedad renal

La dieta tiene una importancia fundamental en la enfermedad renal crónica. Conseguir por un lado seguir las recomendaciones dietéticas específicas de la enfermedad renal y por otro lograr una buena nutrición disfrutando de la comida a veces no es fácil.

Recientemente la Asociación ALCER Vizcaya ha organizado una charla nutricional y ha presentado la comercialización de salsas y conservas específicas para los enfermos renales.

Podéis acceder aquí y aquí.

Cortesía de wiangya

Imagen cortesía de wiangya

¿Qué tratamiento de diálisis es mejor para mí?

Una de las preguntas más importantes que los enfermos renales crónicos se plantean cuando tienen que recurrir a la diálisis tiene que ver con la modalidad de tratamiento. No siempre es una elección fácil porque entran en juego factores personales, clínicos, sociales  y culturales. Tenemos cada día mejores herramientas que ayudan al paciente a decidirse por las diversas alternativas: hemodiálisis, diálisis peritoneal o trasplante renal. Varios profesionales, junto con la participación clave de varios pacientes renales, han elaborado, con el apoyo de la casa AMGEN, un instrumento “online” que es una herramienta educativa para ayudar en la elección del tratamiento sustitutivo de la función renal.
Podéis acceder aquí

Captura de pantalla 2013-05-14 a la(s) 19.32.45

Muevete con ALCER

hacer-ejercicio

Os presento una iniciativa de la asociación de enfermos renales (ALCER) que pretende que los paciente y familiares se animen a practicar deporte. Para tal fin han creado un enlace (http://www.alcer.org/es/muevete.html) en el que recogen los datos de todas aquellas personas interesadas, sin importar la edad. Cuentan con el asesoramiento de Sonsoles Hernández (voluntaria colaboradora de la Federación Nacional ALCER y doctoranda en ejercicio físico) que adaptará el deporte según las necesidades de cada persona en concreto. Además les irán informando de las futuras campañas relacionadas con el ejercicio físico que irán realizando.

muevete con alcer