HABITOS DE VIDA SALUDABLES EN PERSONAS EN HEMODIALISIS

Se constata que el estilo de vida, bajo un enfoque socioeducativo, no se limita a una conducta exterior, el estilo de vida lleva implícitamente una forma de conocer, de aprender, de adueñarse del conocimiento y, en último término, de la realidad aparente. Es parte del concepto holístico de salud, que contempla al individuo en su totalidad y en su entorno global, acentuando tanto la dimensión física, como la psicológica y espiritual.
En resumen, desde los modelos psicosociales se puede defnir el estilo de vida saludable como un conjunto de patrones conductuales o hábitos que guardan una estrecha relación con la salud. Por patrones conductuales se entienden formas recurrentes de comportamiento que se ejecutan de manera estructurada y que se pueden asumir como hábitos cuando forman el modo habitual de responder a diferentes situaciones. Estos hábitos se aprenden a lo largo del proceso de socialización del individuo y una vez adquiridos son difíciles de modifcar (Rodriguez-Marin Garcia ,1995)

 

HÁBITOS DE VIDA SALUDABLES EN PERSONAS EN TRATAMIENTO DE HEMODIÁLISIS

La Enfermedad Renal Crónica (ERC) supone un serio menoscabo funcional en el paciente que la padece, mayor cuando más avanzado es el grado de la misma. Por padecer una Enfermedad Renal Crónica avanzada, actualmente en España más de 20.000 personas recibe tratamiento mediante Hemodiálisis, y un porcentaje alto de estos pacientes supera los 65 años de edad. La ERC se asocia además con frecuencia a otras patologías como la diabetes, la hipertensión, la dislipemia o la obesidad y produce complicaciones como desnutrición, anemia, inflamación general y enfermedad ósea. Todo ello incrementa el envejecimiento del aparato cardio-circulatorio y la arterioesclerosis, patologías responsables de la mayoría de las muertes en nuestra sociedad, y reduce en gran medida la calidad de vida.

Por este resulta de enorme importancia que los enfermos en hemodiálisis se conciencien sobre la necesidad de seguir unas medidas higiénico-dietéticas adecuadas para reducir su riesgo cardiovascular, retrasar todo lo posible al aparición de complicaciones, y mejorar su calidad de vida en todos sus planos: físico, psicológico y social.

Pero, además, incluso en pacientes con Enfermedad Renal Crónica avanzada se debe aspirar a tener el grado más alto posible de salud, entendida como bienestar físico, mental y social, lo que supone que, al margen de la situación de una enfermedad, la salud requiere un estilo de vida saludable del que forman parte la alimentación, el ejercicio físico, la prevención de las enfermedades, e incluso la relación con el medio ambiente y la actividad social.

COMO PODEMOS CONSEGUIRLO

 

Actividad física y entrenamiento

El problema añadido en pacientes en hemodiálisis es que en ellos la malnutrición energético-proteica produce disminución de la fuerza muscular y la capacidad funcional, por lo que la capacidad de desarrollar actividad física se reduce en gran medida. Por eso la falta de actividad física es un problema frecuente en ellos. Pero, sin duda, el ejercicio físico regular no sólo es importante para mejorar la función cardiovascular, sino que puede reducir la tensión arterial, mejorar la fuerza muscular y la capacidad funcional, e incluso influir positivamente en el plano emocional, ya que ayuda a reducir los niveles de estrés, depresión y la ansiedad, a dormir mejor, y a mejorar la autoestima.

Se recomienda ejercicio de más de 30 minutos de duración, 3 veces por semana al menos (a diario si es posible). Lo ideal es que se combinen ejercicios aeróbicos (cinta ergométrica o bicicleta estática) con otros de resistencia (entrenamiento con pesas) e incluir ejercicios de coordinación y flexibilidad. Sin embargo, debemos pensar que cualquier tipo de ejercicio físico moderado puede ayudar, y que incluso se mejora al pasear 30 minutos a ritmo vivo o una hora ritmo moderado.

Evitar el exceso de peso corporal

Para lograrlo se debe combinar un descenso moderado de la cantidad de calorías ingeridas con un aumento del gasto de energía mediante el ejercicio físico. En la alimentación se debe intentar evitar en lo posible las comidas con mayor aporte calórico, que son las que incluyen cualquier tipo de grasa líquida o sólida.

Hábitos nutricionales

En la atención clínica de pacientes en diálisis, el cuidado de la nutrición es muy importante. La principal consecuencia de la malnutrición en los pacientes en hemodiálisis será un aumento de la morbilidad y mortalidad. Entre el 30-65% de los pacientes con diálisis mantenida presentarán alteraciones en los parámetros nutricionales y en las medidas antropométricas, pérdida de peso y con marcadores inflamatorios elevados.

Proteinas: Desde las primeras etapas de la ERC, la modificación en la ingesta de calorías, proteínas, sodio y fósforo son muy importantes para retrasar el curso de la enfermedad. En etapas más avanzadas de la misma, antes del comienzo de la diálisis, la reducción de proteínas previene o mejora los síntomas y complicaciones urémicas.

Sin embargo, al iniciar el tratamiento con diálisis se debe aumentar la ingesta de proteínas, pero de una forma controlada para evitar el exceso de aporte de potasio, fósforo y sal, y con ella la retención de líquido.

Líquido: Al reducirse la cantidad de orina que el paciente elimina, el cuerpo puede acumular líquido, que en cantidad excesiva puede dificultar la oxigenación en los pulmones, lo que se considera un complicación potencialmente grave. El aumento de peso entre las sesiones de hemodiálisis se debe casi exclusivamente a agua retenida.

Se debe pensar que todos los alimentos contienen agua, pero especialmente los alimentos líquidos, las frutas y los vegetales. La mejor manera de disminuir el consumo de líquidos es reducir la sal, dada la sed que produce; no solo la contenida en el salero, sino la que de por sí acompaña a algunos alimentos con alto contenido en sal. Ayuda también beber en tazas o vasos más pequeños.

Potasio y Fósforo: es importante seguir los consejos médicos para evitar su acumulación, lo que pasa por evitar cacaos, chocolates y frutos secos, y reducir la ingesta de lácteos, legumbres, pescado azul, frutas y verduras.

Hábitos tóxicos

Si en general el tabaco y el alcohol inciden de forma muy negativa sobre la salud, aún lo hacen más en pacientes con Enfermedad Renal Crónica avanzada. Se debe evitar el tabaco e intentar no consumir más alcohol que vino o cerveza, y en cantidad equivalente a no más de una copa diaria.

Equilibrio psicológico:

Entendido como el estado de bienestar emocional necesario para mantener y desarrollar las capacidades cognitivas, las relaciones sociales y el afrontamiento de los problemas. Cuando este bienestar no se consigue es más probable la aparición de estrés, cansancio, irascibilidad y ansiedad. La actividad social y el mantenimiento de las relaciones es fundamental para la salud física y psicológica de las personas.

Autor:  Gorka Garcia Erauskin (Jefe Clinico de el area de Nefrologia Cronicos del Hospital Universitario de Cruces)

BENEFICIOS DEL EJERCICIO EN HEMODIALISIS



Es indudable que realizar ejercicio de forma regular ayuda tanto a prevenir enfermedades como a  potenciar la salud y la sensación de bienestar de las personas.
La actividad física mejora la flexibilidad y movilidad de las articulaciones, aumentando la fuerza muscular y la densidad ósea.  Además disminuye el riesgo de ser hipertenso y en pacientes que lo son, reduce los valores de la presión arterial. También produce efectos favorables sobre el colesterol, ya que disminuye los niveles en sangre y previene la aparición de diabetes, sobre todo en personas obesas o con antecedentes familiares, ayudando a mantener el peso corporal. Todo ello se traduce en una mayor sensación de bienestar, reduciéndose el nivel de estrés y depresión y aumentando la autoestima.




Realizar ejercicio, es por tanto un hábito de vida saludable no sólo para la población en general, sino también para quienes tienen una enfermedad renal.

Un reciente estudio del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, ha concluido que: “La realización de ejercicio físico en la primera hora de hemodiálisis tiene beneficios fisiológicos y funcionales para los pacientes”.
Dicho estudio, que se ha realizado con 51 pacientes en hemodiálisis, se ha presentado en el XLVIII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Nefrología (S.E.N.) y el IX Congreso Iberoamericano de Nefrología.
Un equipo de nueve especialistas, ha estudiado los resultados de un programa de ejercicio físico durante las sesiones de hemodiálisis, durante un periodo de seguimiento de tres meses.
La investigación evidencia una mejora significativa en la capacidad funcional mediante el test de la marcha, un aumento del índice de masa corporal, así como un descenso del colesterol total en sangre. Es por tanto una realidad que “el ejercicio físico tiene un impacto positivo en la calidad de vida y bienestar de los pacientes en hemodiálisis”.

 

Desde nefrocruces valoramos la importancia de realizar ejercicio a diario, por lo tanto animamos a todas las personas con una enfermedad renal a mantenerse activas haciendo aquello que más se ajuste a su capacidad y sus gustos, ya sea caminar, bailar, montar en bicicleta,… deportes en equipo o individuales, ejercicios como el Tai Chi, yoga, pilates, aerobic…

Mantenerse activo le ayudará a sentirse mejor tanto física como emocionalmente.

Incorpore a su tratamiento una o dos dosis de ejercicio al día.

 

FUENTES:

Impacto positivo del ejercicio en la calidad de vida y bienestar de los pacientes en hemodiálisis

Ejercicio físico, hasta en diálisis

 

 

Una invención que salvó millones de vidas: La diálisis cumple 75 años

Durante mucho tiempo el fallo renal estuvo considerado como una sentencia de muerte. Sin embargo, hace 75 años, un ingenioso doctor inventó una máquina que puede limpiar la sangre de toxinas. La idea salvó millones de vidas, pero la diálisis aún no está presente en todo el mundo

 

La tecnología que se esconde detrás de este riñón artificial se debe sobre todo al médico holandés Willem Johan Kolff (1911-2009), aunque antes que él, el doctor alemán Georg Haas (1886-1971) ya había investigado sobre la limpieza de la sangre.

Una de las mayores motivaciones de Kolff para la invención fue la compasión, pues de joven ya había presenciado la muerte de enfermos renales sin que pudiera ayudarles.

El 4 de abril de 1943 utilizó por primera vez su riñón artificial y pese a sufrir varios fracasos, dos años después logró salvar a una mujer. Después de la guerra emigró a Estados Unidos y allí mejoró su invento.

16253569740_16f777120d_b

 

La mayoría de las personas morirían en cuatro semanas sin la diálisis al sufrir un fallo renal, destaca el experto Andreas Kribben, presidente de la Sociedad Alemana de Nefrología. Y es que al fallar los riñones, se envenena todo el cuerpo.

Kribben señala que son los únicos órganos que se pueden sustituir temporalmente por una máquina. A continuación algunas informaciones interesantes

Pacientes:

En todo el mundo viven alrededor de dos millones de personas con diálisis, pero estas son solo el 10% de todas las que necesitan el tratamiento. En muchos países en desarrollo y emergentes una enfermedad renal sigue significando actualmente la muerte.

Avances técnicos:

“Han posibilitado que la diálisis sea más segura, eficiente y al mismo tiempo más cuidadosa”, dice Kribben. Hasta los años 70 los pacientes necesitaban hasta doce horas seguidas de diálisis.

Durante el tratamiento sufrían a menudo náuseas, calambres y problemas circulatorios, pues era necesario sacar mucha sangre a los pacientes para poder limpiarla. Actualmente, se necesita mucha menos sangre y el proceso dura de media cuatro horas. Normalmente la diálisis se tiene que repetir tres veces por semana.

Imagen relacionada

Proceso:

Cuando los riñones fallan existen principalmente dos formas de limpiar la sangre.

En la hemodiálisis se pasa la sangre por una máquina y después se vuelve a introducir en el cuerpo una vez filtrada. En la diálisis peritoneal se utiliza el propio peritoneo del paciente para limpiar la sangre. Para ello se introduce en la cavidad abdominal un fluido de diálisis a través de un catéter y después se extrae.

Este proceso tiene la ventaja de que el paciente no depende del centro de diálisis y puede someterse al tratamiento en el trabajo o durante viajes. Esta variante también se suele utilizar con pacientes jóvenes y niños.

Sin embargo, el tratamiento también exige seguir unas normas muy estrictas: los afectados deben cumplir los horarios, tomar medicamentos y seguir una dieta muy concreta.

Esperanza de vida:

La diálisis permite a las personas con insuficiencia renal vivir durante años e incluso décadas. Hay personas que vivieron más de 40 años con diálisis, cuenta Kribben. Sin embargo, los pacientes de diálisis suelen morir antes que las personas sanas de la misma edad. Esto se debe, entre otras cosas, a los cambios que sufren en las paredes de los vasos sanguíneos.

Donación de órganos :

La esperanza de vida de un paciente con insuficiencia renal aumenta notablemente al recibir un trasplante. Según los últimos datos del Registro Mundial de Trasplantes, en 2016 se realizaron en todo el mundo 84 347 trasplantes de riñón, 20 638 en la Unión Europea (UE).En España, líder mundial, se realizaron 3.269 trasplantes renales en 2017.

Diálisis puntual:

En algunas operaciones complejas se pueden producir fallos renales transitorios, también debido a inflamaciones, infecciones o como consecuencia del fallo de otro órgano. La diálisis también puede ser necesaria en casos de fallo renal agudo, pero solo durante un tiempo limitado.
Sin embargo, los pacientes que sufren un fallo renal agudo tienen mucho más riesgo de sufrir después a lo largo de su vida una enfermedad renal crónica.

Fuente: Elcomercio.com

HISTORIA DE LA HEMODIALISIS

 

a) Concepto de Hemodiálisis.

hdantigua 220150226_13d0ed

La HD está basada en las leyes físicas y químicas que rigen la dinámica de los solutos (liberar, pasar) a través de las membranas semipermeables, aprovechando el intercambio de los solutos y del agua a través de una membrana de este tipo.

De esta manera mediante transporte difusivo y convectivo, se extraen los solutos retenidos y mediante ultrafiltración, se ajustará el volumen de los líquidos corporales consiguiendo sustituir de este modo la función excretora del riñón. El resto de las funciones de las que existe un progresivo conocimiento, deberán intentar suplir de otro modo, pues sólo el trasplante puede realizarlas por entero.

b) Historia de la hemodiálisis.

Si alguien merece sea considerado el padre de la diálisis, no cabe duda que ese honor debe recaer sobre un investigador escocés Thomas Graham, (1830) que a la edad de 25 años fue nombrado catedrático de química en la Universidad de Anderson de Glasgow y 7 años después al University College de Londres.

Thomas_GrahamGraham sentó las bases de lo que más tarde llegó a ser la química de los coloides y entre otras cosas demostró que el pergamino de origen vegetal actuaba como una membrana semipermeable. Tensó este pergamino sobre un marco cilíndrico de madera y lo depositó sobre un recipiente de agua; luego colocó en él, como un tamiz un líquido que contenía cristaloides y coloides y pudo comprobar al cabo del tiempo que sólo los cristaloides pasaban a través del pergamino.

En otro experimento similar utilizó orina, demostró que la materia cristaloide de esta orina se filtraba al agua, ya que tras evaporar ésta, quedaba en el fondo un polvillo blanco que parecía urea.

Graham otorgó el nombre de DIÁLISIS a este fenómeno. Hasta 50 años después de los experimentos de Thomas Graham no tuvo lugar la aplicación práctica clínica de su descubrimiento. En 1913 John Abel y sus colaboradores realizaron la primera diálisis en animales y describieron una serie de experiencias con un primitivo aparato que denominaron RIÑÓN ARTIFICIAL.

s61_Haas portrait01h400

Pero fue el Dr. George Haas que aplicando las ideas de Abel y compañeros, llega a practicar en 1926 la primera diálisis en un ser humano. La diálisis duró 35 minutos y aparte de una reacción febril, la paciente toleró bien el procedimiento. Lógicamente no tuvo efectos terapéuticos. Posteriormente, Haas realizaría otras 2 sesiones de diálisis, con 2 pacientes urémicos y precisamente utilizando ya la heparina recientemente descubierta por Howell y Holt, aunque con grandes problemas para su purificación.

hdantigua 1kunstnier

Es en los años 40 cuando la aparición del riñón rotatorio de Koll y el desarrollado por Murray, cuando la HD llega a ser un procedimiento aceptado para una aplicación clínica. Pero a pesar del éxito de Koll, la HD no tuvo gran difusión porque su realización presentaba numerosos problemas técnicos, ya que no se había conseguido una anticoagulación eficaz, aparecieron numerosas infecciones y sobre todo no se disponía de un acceso vascular eficaz y estable que permitiera aplicar la HD como un tratamiento sustitutivo más. En 1955 la HD sólo se aplicaba en unos cuantos hospitales y en casos excepcionales ya que muchos la consideraban un procedimiento experimental laborioso, caro y peligroso. Sin embargo la utilización con éxito de esta técnica en numerosos casos de I.R.A. propició un nuevo impulso para su desarrollo.

ENG-Kolff_205565a

La HD. En pacientes con IRC hubo de esperar hasta 1960 aunque Quinton y Scribner implantaron el primer shunt externo, construido con finas paredes de teflón para insertarlo en la arteria radial y en la vena cefálica de los pacientes, posibilitó el acceso repetido a la circulación de los mismos y el nacimiento en 1961 del primer programa de HDP siendo creada en Seattle (en el hospital de la Universidad de Washington) la primera unidad de HD ambulatoria de la historia. A partir de este momento la evolución natural de la IRC ya no volvería a ser la misma, porque se había conseguido estandarizar un procedimiento para sustituir la función depuradora del riñón y evitar la muerte de estos pacientes. Había nacido el tratamiento de la IRC con HDP. La difusión de este procedimiento terapéutico fue extraordinaria y en pocos años se crearon numerosas unidades de HD.

Este shunt de Scribner presentaba la ventaja de ser utilizado inmediatamente después de su inserción y de ser utilizado repetidamentedurante períodos relativamente largos de tiempo lo que permitió el nacimiento de programa de HDP

A pesar de ello el problema de encontrar un acceso vascular adecuado no se había resuelto por completo ya que este shunt limitaba los movimientos del paciente, requería meticulosos cuidados de limpieza y presenta frecuentes infecciones y trombosis.

En 1966 se produce un acontecimiento histórico cuando Cimino y Brescia describen la Fístula arterio-venosa interna ( FAVI ), la cual venía a resolver los problemas que habían quedado pendiente con el shunt de Scribner, ya que permite obtener un flujo sanguíneo adecuado, presenta baja incidencia de procesos infeccioso y trombóticos y es bien tolerado por el paciente

Fuente:  PILAR BANDERAS DE LAS HERAS Mª ELENA PENDÓN NIETO SERGIO RODRIGUEZ ORELLANA