Una invención que salvó millones de vidas: La diálisis cumple 75 años

Durante mucho tiempo el fallo renal estuvo considerado como una sentencia de muerte. Sin embargo, hace 75 años, un ingenioso doctor inventó una máquina que puede limpiar la sangre de toxinas. La idea salvó millones de vidas, pero la diálisis aún no está presente en todo el mundo

 

La tecnología que se esconde detrás de este riñón artificial se debe sobre todo al médico holandés Willem Johan Kolff (1911-2009), aunque antes que él, el doctor alemán Georg Haas (1886-1971) ya había investigado sobre la limpieza de la sangre.

Una de las mayores motivaciones de Kolff para la invención fue la compasión, pues de joven ya había presenciado la muerte de enfermos renales sin que pudiera ayudarles.

El 4 de abril de 1943 utilizó por primera vez su riñón artificial y pese a sufrir varios fracasos, dos años después logró salvar a una mujer. Después de la guerra emigró a Estados Unidos y allí mejoró su invento.

16253569740_16f777120d_b

 

La mayoría de las personas morirían en cuatro semanas sin la diálisis al sufrir un fallo renal, destaca el experto Andreas Kribben, presidente de la Sociedad Alemana de Nefrología. Y es que al fallar los riñones, se envenena todo el cuerpo.

Kribben señala que son los únicos órganos que se pueden sustituir temporalmente por una máquina. A continuación algunas informaciones interesantes

Pacientes:

En todo el mundo viven alrededor de dos millones de personas con diálisis, pero estas son solo el 10% de todas las que necesitan el tratamiento. En muchos países en desarrollo y emergentes una enfermedad renal sigue significando actualmente la muerte.

Avances técnicos:

“Han posibilitado que la diálisis sea más segura, eficiente y al mismo tiempo más cuidadosa”, dice Kribben. Hasta los años 70 los pacientes necesitaban hasta doce horas seguidas de diálisis.

Durante el tratamiento sufrían a menudo náuseas, calambres y problemas circulatorios, pues era necesario sacar mucha sangre a los pacientes para poder limpiarla. Actualmente, se necesita mucha menos sangre y el proceso dura de media cuatro horas. Normalmente la diálisis se tiene que repetir tres veces por semana.

Imagen relacionada

Proceso:

Cuando los riñones fallan existen principalmente dos formas de limpiar la sangre.

En la hemodiálisis se pasa la sangre por una máquina y después se vuelve a introducir en el cuerpo una vez filtrada. En la diálisis peritoneal se utiliza el propio peritoneo del paciente para limpiar la sangre. Para ello se introduce en la cavidad abdominal un fluido de diálisis a través de un catéter y después se extrae.

Este proceso tiene la ventaja de que el paciente no depende del centro de diálisis y puede someterse al tratamiento en el trabajo o durante viajes. Esta variante también se suele utilizar con pacientes jóvenes y niños.

Sin embargo, el tratamiento también exige seguir unas normas muy estrictas: los afectados deben cumplir los horarios, tomar medicamentos y seguir una dieta muy concreta.

Esperanza de vida:

La diálisis permite a las personas con insuficiencia renal vivir durante años e incluso décadas. Hay personas que vivieron más de 40 años con diálisis, cuenta Kribben. Sin embargo, los pacientes de diálisis suelen morir antes que las personas sanas de la misma edad. Esto se debe, entre otras cosas, a los cambios que sufren en las paredes de los vasos sanguíneos.

Donación de órganos :

La esperanza de vida de un paciente con insuficiencia renal aumenta notablemente al recibir un trasplante. Según los últimos datos del Registro Mundial de Trasplantes, en 2016 se realizaron en todo el mundo 84 347 trasplantes de riñón, 20 638 en la Unión Europea (UE).En España, líder mundial, se realizaron 3.269 trasplantes renales en 2017.

Diálisis puntual:

En algunas operaciones complejas se pueden producir fallos renales transitorios, también debido a inflamaciones, infecciones o como consecuencia del fallo de otro órgano. La diálisis también puede ser necesaria en casos de fallo renal agudo, pero solo durante un tiempo limitado.
Sin embargo, los pacientes que sufren un fallo renal agudo tienen mucho más riesgo de sufrir después a lo largo de su vida una enfermedad renal crónica.

Fuente: Elcomercio.com

HISTORIA DE LA HEMODIALISIS

 

a) Concepto de Hemodiálisis.

hdantigua 220150226_13d0ed

La HD está basada en las leyes físicas y químicas que rigen la dinámica de los solutos (liberar, pasar) a través de las membranas semipermeables, aprovechando el intercambio de los solutos y del agua a través de una membrana de este tipo.

De esta manera mediante transporte difusivo y convectivo, se extraen los solutos retenidos y mediante ultrafiltración, se ajustará el volumen de los líquidos corporales consiguiendo sustituir de este modo la función excretora del riñón. El resto de las funciones de las que existe un progresivo conocimiento, deberán intentar suplir de otro modo, pues sólo el trasplante puede realizarlas por entero.

b) Historia de la hemodiálisis.

Si alguien merece sea considerado el padre de la diálisis, no cabe duda que ese honor debe recaer sobre un investigador escocés Thomas Graham, (1830) que a la edad de 25 años fue nombrado catedrático de química en la Universidad de Anderson de Glasgow y 7 años después al University College de Londres.

Thomas_GrahamGraham sentó las bases de lo que más tarde llegó a ser la química de los coloides y entre otras cosas demostró que el pergamino de origen vegetal actuaba como una membrana semipermeable. Tensó este pergamino sobre un marco cilíndrico de madera y lo depositó sobre un recipiente de agua; luego colocó en él, como un tamiz un líquido que contenía cristaloides y coloides y pudo comprobar al cabo del tiempo que sólo los cristaloides pasaban a través del pergamino.

En otro experimento similar utilizó orina, demostró que la materia cristaloide de esta orina se filtraba al agua, ya que tras evaporar ésta, quedaba en el fondo un polvillo blanco que parecía urea.

Graham otorgó el nombre de DIÁLISIS a este fenómeno. Hasta 50 años después de los experimentos de Thomas Graham no tuvo lugar la aplicación práctica clínica de su descubrimiento. En 1913 John Abel y sus colaboradores realizaron la primera diálisis en animales y describieron una serie de experiencias con un primitivo aparato que denominaron RIÑÓN ARTIFICIAL.

s61_Haas portrait01h400

Pero fue el Dr. George Haas que aplicando las ideas de Abel y compañeros, llega a practicar en 1926 la primera diálisis en un ser humano. La diálisis duró 35 minutos y aparte de una reacción febril, la paciente toleró bien el procedimiento. Lógicamente no tuvo efectos terapéuticos. Posteriormente, Haas realizaría otras 2 sesiones de diálisis, con 2 pacientes urémicos y precisamente utilizando ya la heparina recientemente descubierta por Howell y Holt, aunque con grandes problemas para su purificación.

hdantigua 1kunstnier

Es en los años 40 cuando la aparición del riñón rotatorio de Koll y el desarrollado por Murray, cuando la HD llega a ser un procedimiento aceptado para una aplicación clínica. Pero a pesar del éxito de Koll, la HD no tuvo gran difusión porque su realización presentaba numerosos problemas técnicos, ya que no se había conseguido una anticoagulación eficaz, aparecieron numerosas infecciones y sobre todo no se disponía de un acceso vascular eficaz y estable que permitiera aplicar la HD como un tratamiento sustitutivo más. En 1955 la HD sólo se aplicaba en unos cuantos hospitales y en casos excepcionales ya que muchos la consideraban un procedimiento experimental laborioso, caro y peligroso. Sin embargo la utilización con éxito de esta técnica en numerosos casos de I.R.A. propició un nuevo impulso para su desarrollo.

ENG-Kolff_205565a

La HD. En pacientes con IRC hubo de esperar hasta 1960 aunque Quinton y Scribner implantaron el primer shunt externo, construido con finas paredes de teflón para insertarlo en la arteria radial y en la vena cefálica de los pacientes, posibilitó el acceso repetido a la circulación de los mismos y el nacimiento en 1961 del primer programa de HDP siendo creada en Seattle (en el hospital de la Universidad de Washington) la primera unidad de HD ambulatoria de la historia. A partir de este momento la evolución natural de la IRC ya no volvería a ser la misma, porque se había conseguido estandarizar un procedimiento para sustituir la función depuradora del riñón y evitar la muerte de estos pacientes. Había nacido el tratamiento de la IRC con HDP. La difusión de este procedimiento terapéutico fue extraordinaria y en pocos años se crearon numerosas unidades de HD.

Este shunt de Scribner presentaba la ventaja de ser utilizado inmediatamente después de su inserción y de ser utilizado repetidamentedurante períodos relativamente largos de tiempo lo que permitió el nacimiento de programa de HDP

A pesar de ello el problema de encontrar un acceso vascular adecuado no se había resuelto por completo ya que este shunt limitaba los movimientos del paciente, requería meticulosos cuidados de limpieza y presenta frecuentes infecciones y trombosis.

En 1966 se produce un acontecimiento histórico cuando Cimino y Brescia describen la Fístula arterio-venosa interna ( FAVI ), la cual venía a resolver los problemas que habían quedado pendiente con el shunt de Scribner, ya que permite obtener un flujo sanguíneo adecuado, presenta baja incidencia de procesos infeccioso y trombóticos y es bien tolerado por el paciente

Fuente:  PILAR BANDERAS DE LAS HERAS Mª ELENA PENDÓN NIETO SERGIO RODRIGUEZ ORELLANA

LOS SINTOMAS DEPRESIVOS Y EL DOLOR PUEDEN TENER CONSECUENCIAS NEGATIVAS PARA LA SALUD DE LOS PACIENTES EN DIALISIS

IMG_0063

Los síntomas depresivos y el dolor en los pacientes en diálisis pueden tener graves consecuencias negativas para la salud de estas personas y aumentar la necesidad de costosos servicios médicos, alerta una investigación que se publica en el ‘Clinical Journal of the American Society of Nephrology’. Los hallazgos indican que los estudios deben evaluar el potencial de las terapias antidepresivas y analgésicas para mejorar los resultados del paciente y reducir los costos.

Los síntomas depresivos y el dolor son comunes en los pacientes con insuficiencia renal en hemodiálisis crónica, pero sus efectos sobre estas personas y su salud no se conocen del todo. Steven Weisbord, del ‘VA Healthcare System Pittsburgh’, en Estados Unidos, y sus colegas evaluaron estos síntomas mediante cuestionarios que completaron mensualmente 286 pacientes de diálisis durante un periodo de hasta 24 meses entre 2009 y 2011.

Los autores del trabajo identificaron síntomas depresivos entre moderados y graves en el 18 por ciento de las evaluaciones mensuales y en el 79 por ciento de esos controles se informó de la presencia de dolor. Los pacientes con síntomas depresivos eran un 21 por ciento más propensos a ausentarse de los tratamientos de diálisis, un 24 por ciento más tendentes a visitar el servicio de urgencias, un 19 por ciento más propicios a tener probabilidades de ser hospitalizados y un 40 por ciento más propensos a registrar posibilidades de morir.

Los pacientes con dolor severo eran un 16 por ciento más propensos a someterse a tratamientos de diálisis abreviados; un 58 por ciento más de propensos visitar el servicio de urgencias y un 22 por ciento más tendentes a ser hospitalizados.

“Los pacientes que reciben hemodiálisis crónica experimentan una carga muy alta de síntomas físicos y emocionales. Aunque no todos los síntomas se tratan con facilidad, existen terapias eficaces para los síntomas depresivos y el dolor”, resume Weisbord. “Estos resultados subrayan la necesidad de determinar si el tratamiento eficaz de estos síntomas, además de hacer que los pacientes se sientan mejor, también puede reducir la utilización de recursos sanitarios y costes y mejorar los resultados de salud del paciente”, concluye.