VACUNACIÓN ANTIGRIPAL

 


Un año más en el sistema de salud al que pertenecemos , Osakidetza (Servicio Vasco de Salud), ha comenzado la nueva campaña de   ” VACUNACION ANTIGRIPAL”.


Esta campaña va dirigida a grupos de riesgo como :

  • personas mayores de 65 años
  • enfermos crónicos (diabetes, EPOC, insuficiencia renal y trasplantes,..)
  • mujeres embarazadas
  • profesionales sanitarios

En el caso de los enfermos trasplantados, según un estudio nacional multicéntrico y multidisciplinar coordinado por un equipo de profesionales del Hospital Universitario Virgen del Rocío, la inmunización de estos pacientes se puede iniciar al mes de ser trasplantados, y se pondrán 2 dosis separadas de un periodo de 5 semanas. Describen que la respuesta es satisfactoria, independientemente del tiempo post trasplante y la inmunosupresión basal pautada.

Al igual que toda la población de riesgo descrita arriba , se deben de vacunar todos los años.

Puede ampliar esta información aquí.


Por otra parte, en un estudio publicado en el  “Clinical Journal of the American Society of Nephrology” (CJASN), describen que la vacuna antigripal en dosis altas se asocia con un menor riesgo de hospitalizaciones en pacientes con insuficiencia renal en diálisis.

Puede ampliar la información de este estudio aquí.

Fuentes: Infosalus y Osakidetza.

 

 

EL FOSFORO

Controlar el fósforo mejora la calidad de vida de las personas que sufren insuficiencia renal

 

Ver las imágenes de origen

 

Un grupo de investigación de la Universidad de Córdoba, el IMIBIC y el Hospital Universitario Reina Sofía relaciona la normalización del fósforo en sangre con el descenso de una hormona dañina para el corazón.

La hormona FGF23 (Factor de crecimiento fibroblástico 23) se origina en el hueso y es la encargada de comunicar al riñón que debe eliminar el exceso de fósforo que dicho hueso está detectando. Sin embargo, en las personas con insuficiencia renal, el riñón deja de funcionar y no obedece a la FGF23, produciéndose un exceso de la hormona (FGF23) en sangre. Esto se debe a que el hueso no detecta el no funcionamiento del riñón y sigue produciendo FGF23.

El aumento de FGF23 en sangre puede aumentar el riesgo de mortalidad en personas con insuficiencia renal.

La acumulación de FGF23 en sangre provoca efectos indeseables en otros órganos, por ejemplo, la hipertrofia. Esto se debe a un agrandamiento del corazón debido a que la alta cantidad de esta hormona afecta al sistema cardiovascular, pudiendo, incluso, aumentar el riesgo de mortalidad.

Por todo ello, un grupo de investigación integrado por personal del Departamento de Medicina de la Universidad de Córdoba, los grupos GC13 y GC07 de Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (IMIBIC) y la Unidad de Nefrología del Hospital Universitario Reina Sofía, se centra en cómo conseguir que los niveles de FGF23 desciendan.

En este sentido, se ha llevado a cabo un estudio clínico en el que 21 pacientes en tratamiento de diálisis redujeron los altos niveles de la hormona FGF23, al introducir en su día a día una dieta reducida en fósforo y una medicación basada en captadores de fósforo, que evitan que este sea absorbido en el cuerpo.

iFGF23 Y c-FGF223

Además de los avances anteriormente expuestos, tras la investigación, dirigida por el investigador Cristian Rodelo Haad  y en la que participan los catedráticos de Medicina de la UCo Mariano Rodríguez y Alejandro Martín-Malo, se diferenció la hormona FGF23 en dos partes: FGF23 intacta (iFGF23) y FGF23 c terminal (c-FGF23).

En esta investigación, que incluye a 150 enfermos, se considera por un lado a la hormona completa (intacta) y por otro a las partes resultantes de una fragmentación (c-terminal), ya que la cantidad final de estas dependerá de factores específicos.

Si bien el fósforo es el responsable de más del 60% de los valores de la molécula en ambos casos, para la hormona intacta sus determinantes son el fósforo y el calcio en sangre, mientras que para la c-terminal el tiempo que el paciente ha permanecido en diálisis y la inflamación, son factores que aumentan su concentración.

Ahora solo queda estudiar cómo a largo plazo, esta reducción de fósforo aumenta la esperanza de vida en pacientes con insuficiencia renal.

http://alcer.org/federacionalcer/

TAMBIÉN ME CUIDO EN VACACIONES


Cuidar de uno mismo es una responsabilidad permanente que tiene importantes repercusiones en el estado de salud y la calidad de vida de las personas, tanto sanas como con algún problema de salud. En la Enfermedad Renal Crónica no podemos estar al margen del autocuidado, y mucho menos postergarlo en vacaciones.Imagen relacionada

Relajarse, cambiar de aires, pasear, salir a la playa o al monte,… ayudan a nuestro bienestar, pero el hecho de cambiar el ritmo cotidiano puede hacer que descuidemos la alimentación, el descanso, el ejercicio…que nuestros hábitos de vida dejen de ser saludables…e incluso olvidemos la toma de la medicación.

Las personas con una enfermedad crónica, deben prestar especial atención a la toma de su medicación durante las vacaciones. 

Lo primero que tiene que tener presente es que viaja con su enfermedad renal, y eso no es ni bueno ni malo, es sólo una condición que no puede olvidar, al igual que no olvida las gafas si tiene dificultad para ver. Sea cual sea el estadio de su enfermedad renal, debe saber que es su compañera de viaje y tendrá que cuidarla si quiere disfrutar de las vacaciones.

Antes de salir de casa…

  • Prepare una copia del informe médico que contenga datos sobre su enfermedad renal, diagnósticos previos, últimos análisis, así como de su tratamiento actualizado. Incluya los datos de contacto de su centro sanitario y su médico. También es necesario llevar un informe del médico, certificando la necesidad de algunos medicamentos u otros materiales sanitarios (Ej. jeringuillas).
  • No olvide llevar consigo toda su medicación. Si viaja en avión llévela en el equipaje de mano, evitará disgustos si se extravía el equipaje. Lleve también medicación en el equipaje facturado, mejor que le sobre a quedarse escaso, ya que pueden surgir imprevistos.
  • Lleve siempre la Tarjeta Sanitaria e infórmese del teléfono de urgencias de la zona a la que se desplaza así como del Centro Sanitario más cercano. En caso de necesidad los tendrá a mano.tejeta sanitaria osakidetza
    Si va a viajar al extranjero, además deberá solicitar la Tarjeta Sanitaria Europea para países del espacio económico europeo, o el equivalente del país de destino, en los Centros de Atención e Información de la Seguridad Social.tarjeta sanitaria europea
  • Si quiere viajar a zonas donde se recomiendan vacunas, consulte primero  con su nefrólogo.
  • Es recomendable llevar un pequeño botiquín en el que además de gasas, vendas, tiritas y una solución desinfectante, incluya algún analgésico para el dolor y cremas de protección solar.Se recomienda un seguro general de viaje: más información en las Direcciones Provinciales del Instituto Nacional de la Seguridad Social. 
  • Mantenga la dieta indicada por su médico y unos hábitos de vida saludables.

En verano….con sol y calor…

  • Evite salir en las horas de más calor y modere tu actividad física.
  • Proteja la cabeza con un sombrero, visera o gorro, utilice gafas de sol y protector solar en las zonas expuestas, evitando la exposición directa al sol entre las 12 del mediodía y las 5 de la tarde.rueda luz de sol flor pétalo rojo paraguas color fiesta azul juguete cielo azul simetría sombrilla forma proteccion solar Radiación UV Windsurf Accesorio de moda Deportes de cometa Cometa de deporte

Algunos medicamentos aumentan la sensibilidad de la piel a los rayos UV. Consecuentemente, incluso si su piel no tiene tendencia a las quemaduras solares, al tomar determinados fármacos, puede desarrollar graves quemaduras solares tras pocos minutos de exposición. Pregunte al personal sanitario si el medicamento que estás tomando puede incrementar su sensibilidad al sol. En caso afirmativo, adopte medidas de protección solar adicionales mientras dure el tratamiento. La mejor protección consiste sencillamente en cubrirse la piel, utilizar cremas con pantalla de protección solar alta o total y quedarse a la sombra.

Los excesos de las vacaciones, el alcohol, la inactividad, la comida salada y beber poca agua pueden resultar muy perjudiciales para sus riñones y todo lo que es malo para tu riñón lo acaba siendo también para tu corazón.

Cuidándome en diálisis…

Las necesidades de líquidos aumentan en verano, así como la sensación de sed. A la población en general, se la recomienda beber frecuentemente, pero los pacientes en diálisis tienen que tener especial cuidado para controlar su sed y vigilar la cantidad de líquido que ingieren, ya que el exceso de líquido puede ser muy perjudicial.

Dependiendo de la fase de la enfermedad en la que se encuentre, usted puede tener la ingesta de líquidos restringida.AGUA

  • La cantidad de líquido que puede tomar va a depender siempre de la capacidad que su riñón conserve para eliminar orina. Como referencia puede tomar al día tanto líquido  como orine en 24 horas más 500 cc. Si orina 250 cc al día, no podrá beber más de 750cc: 250cc+500cc.
  • Es muy importante que entre una sesión de diálisis  y otra no tenga un sobrepeso superior a 1,5 – 2 kg.
  • Llene una botella con la cantidad que vaya a tomar al día y sírvase sólo  de esa  botella.
  • Tenga en cuenta que los yogures, sopas, purés, cremas… están compuestos en su mayoría por agua.
  • Beba en un vaso pequeño.
  • Mantenga la boca humedecida con chicles sin azúcar o rodaja de limón  (no más de dos rodajas al día).
  • Manténgase lo más activo posible para evitar pensar tanto en la sed y limite la ingesta de comidas saladas que aumentarán la sensación de sed.
  • Controle y vigile su peso, le ayudará a detectar un posible aumento por  retención de líquidos.
  • Observe la aparición de edemas (hinchazón de piernas, parpados), o dificultad para respirar, puede ser indicativo de un exceso de líquidos en el organismo.
  • Vigile su tensión arterial, un aumento de la misma puede ser debido a una sobrecarga por exceso de liquido .
  • Antes de beber de una fuente, asegúrate que el agua es potable.

Accesos vasculares y catéteres…

Dependiendo de la modalidad de tratamiento sustitutivo que realices, el baño puede estar condicionado. La Fistula Arterio-venosa no requiere cuidados especiales durante el verano, los pacientes puede bañarse en piscinas y playas sin problema, pero para los catéteres sí precisan un atención particular, hay que cuidar mucho que no estén mojados ni sucios ya que con el calor, la arena de la playa y al ir menos protegidos tienen un mayor riesgo de infección.

Si es portador de un catéter de diálisis peritoneal:Cateter peritoneal

  • El lugar de salida del catéter debe estar completamente cicatrizado antes de nadar.
  • Proteja el orificio y el catéter con un apósito impermeable.
  • Inmediatamente después de nadar, realice el procedimiento de cuidado del lugar de salida del catéter y póngase ropa seca.
  • Nunca nade en un lago, estanque, río o piscina sin cloro. No utilice jacuzzis. Todos esos lugares contienen gérmenes que pueden causar infecciones.

Si es portador de un catéter para hemodiálisis:

Resultado de imagen de cateter hickman

  • Puede pasear por la orilla y refrescarse pero no sumergirse en el agua, ya que existe riesgo de entrada de gérmenes en la vía venosa.
  • Deberá mantener una higiene personal escrupulosa para evitar posibles infecciones.
  • Puede ducharse con precaución, manteniendo la zona de implantación y el catéter  protegidos con un apósito impermeable.
  • Es conveniente que la ducha sea rápida y no incluya el lavado de  cabeza, que se hará aparte.
  • Mantendrá siempre tapado el orificio de inserción del  catéter.

 

Dice el refrán que… “quien da consejos…no da dinero”,…pero si los consejos ayudan a mantener la salud, no los desestime,…no hay mayor fortuna que la Salud.

 

 

 

 

 

 

 

Poliquistosis Renal: Una enfermedad frecuente que todavía no tiene cura, pero se puede erradicar

 

La Federación Nacional de Asociaciones ALCER alerta de que la Poliquistosis Renal Autosómica Dominante (PQRAD) es una de las enfermedades hereditarias (“monogénicas”) potencialmente mortales más comunes y la causante del 10% de la enfermedad renal terminal en todo el mundo (Fuente: Libro Blanco sobre la PQRAD).

Para ello y, dada la elevada frecuencia de la enfermedad, ya que es de carácter hereditario y no dispone de tratamiento curativo, desde ALCER proponen diseñar un Plan liderado e impulsado por el Sistema Nacional de Salud, con equipos específicos (nefrólogos, genetistas, ginecólogos, etc.), que facilite que personas, familias afectadas y profesionales de la salud dispongan de información y formación sobre la enfermedad para favorecer que aquellas personas con PQRAD en edad reproductiva puedan ejercer una paternidad responsable.
Y es que, según datos de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), el 15% de las personas afectadas por la enfermedad han necesitado Tratamiento Renal Sustitutivo en edades comprendidas entre los 15 y 44 años, cuando las personas empiezan a planificar su vida familiar. El diagnóstico de la enfermedad se suele producir en edades comprendidas entre los 30 y 40 años, cuando los afectados ya han podido transmitir la enfermedad a sus descendientes y/o que aún se encuentran en edad reproductiva.
Este plan indica Jesús Molinuevo, presidente de la Federación Nacional de Asociaciones ALCER, debe tener en cuenta las repercusiones físicas, psicológicas y laborales de la enfermedad en los pacientes, ya que se trata de una patología sin cura, que se desarrolla durante toda la vida y que exige una atención permanente.

“Emocionalmente”, explica Molinuevo, “el hecho de que, por su carácter genético, los padres con esta patología tengan una probabilidad del 50% de transmitirla a sus descendientes hace de ella una enfermedad con un gran impacto en el entorno familiar”.
Entre las necesidades más importantes que recoge este plan se encuentran:

  • Desarrollar un plan de formación sobre la PQARD a los profesionales sanitarios para que conozcan de primera mano las características y las fases de la enfermedad.
  • Facilitar la realización del estudio genético a los familiares de las personas afectadas por la enfermedad, especialmente aquellas en edad reproductiva.
  • Potenciar las opciones reproductivas adecuadas para evitar la transmisión de la enfermedad, entre ellas las técnicas de reproducción asistida con diagnóstico genético preimplantacional.
  • Crear un registro nacional para conocer adecuadamente cual es la magnitud de la enfermedad, e identificar la situación de los individuos de cara a la información e intervención que pudieran precisar según la fase de la enfermedad en la que se encuentren, evaluando de forma especial a las personas en edad reproductiva.

 

Resultado de imagen de poliquistosis renal imagenes

Una patología sin cura

La Poliquistosis Renal Autosómica Dominante (PQRAD) es una enfermedad hereditaria, crónica y progresiva; se caracteriza por la formación de numerosos quistes llenos de líquido en ambos riñones y por un aumento progresivo del tamaño de los mismos. Con el tiempo, el crecimiento gradual de los riñones (entre un 5% y un 6% al año) puede provocar disfunción renal y enfermedad renal terminal (ERT).
La PQRAD causa entre el 5-10% de la ERT en todo el mundo. Además, puede dar lugar a otras manifestaciones en el organismo como quistes en otras zonas del cuerpo, aneurismas y enfermedad cardiovascular.
Se estima que en nuestro país hay aproximadamente 23.000 personas que padecen de PQRAD, de las cuales, aproximadamente, el 57% se verán abocadas a la diálisis entre los 47 y 64 años, con un coste medio anual entorno a los 50.000 € por paciente.
La PQRAD manifiesta sus síntomas y afecta de manera diferente a cada persona. Aunque los quistes empiezan a desarrollarse desde la infancia, la mayoría de los pacientes no presentan ningún síntoma evidente hasta los 30 o 40 años.
Estos síntomas empeoran a medida que la enfermedad progresa y pueden ser lo suficientemente graves como para interferir en la vida laboral y en las capacidades físicas y emocionales de las personas afectadas.
Los tratamientos de referencia de la PQRAD, hasta la fecha, se han centrado en las complicaciones clínicas de la enfermedad, no en la enfermedad en sí, y en el manejo de la enfermedad renal terminal cuando esta se produce, por ello la detección temprana de los síntomas de la PQARD, es esencial para manejar la progresión de la enfermedad.

Pueden descargar el Plan de abordaje de la PQRAD en el Sistema Nacional de Salud en este enlace

:http//alcer.org/federacionalcer/pqrad/#